Branding para clínicas dentales. Deja huella en tus pacientes

 

¿Has oído hablar de branding para clínicas dentales?

Me gustaría introducirte a esta disciplina porque resulta clave en el éxito de tu consulta y de tu propia carrera profesional.

El branding es el proceso de creación y gestión de una marca.

Probablemente pienses que esto no va contigo, pero si sigues leyendo comprobarás cómo y cuánto te afecta.

Algunos expertos lo definen como la «personalidad» de una marca y sirve para transmitir su esencia o «alma».

El branding es la llave que te abre la puerta de la diferenciación.

Y te permite distinguirte de tu competencia y de otros odontólogos.

Porque tu clínica y la mía pueden ofrecer servicios similares pero tú tienes tu forma de trabajar y seguro que yo tengo otra.

Tú tienes una formación, experiencia y bagaje, y yo otro.

Y, lo más importante, tú sabes “por qué” haces lo que haces y qué es lo que impulsa tu negocio.

Mis razones, muy probablemente, serán distintas.

 

Branding para clínicas dentales o cómo dejar huella en tus pacientes con una marca poderosa.

¿Te has parado a pensar en cuál es la huella que quieres dejar en tus pacientes?

¿Cómo quieres que te recuerden?

¿Qué clase de experiencia quieres que vivan en tu clínica?

Tu “huella” es un concepto muy amplio e incluye todo lo que tu paciente ve, escucha, vive, percibe y SIENTE en tu clínica.

 

1. Lo que VE (y no debería ver):

  • Desorden en la sala de espera.
  • Una luz fundida en el pasillo.
  • Una gota de sangre en la escupidera.
  • Una mancha de pintalabios en la jeringa del aire.
  • Restos de alginato en el suelo.

 

2. Lo que ESCUCHA (y no debería escuchar):

  • La discusión de tu recepcionista con un paciente.
  • La queja de una de tus higienistas porque salió tarde de trabajar el día anterior.
  • Las críticas de tus auxiliares hacia el cirujano porque tiene mal carácter.
  • La conversación entre tu recepcionista y tu auxiliar sobre sus temas personales.

 

3. Lo que VIVE (y no debería vivir):

  • Tu higienista atenta a los mensajes de Whatsapp en su móvil.
  • El retraso de más de una hora en ser atendido.
  • El error que cometió la recepcionista al cobrarle (sin ofrecerle una disculpa).
  • Las prisas con las que le atendió la responsable de atención al paciente al explicarle el presupuesto.

 

4. Lo que SIENTE (y no quieres que sienta):

Todos estos aspectos influyen en su experiencia global y determinan lo que recordará cuando se vaya a su casa, lo que le contará a su pareja cuando le pregunte cómo le ha ido o lo que transmitirá a sus familiares y amigos.

Tu paciente puede olvidar muchos detalles, pero siempre recordará cómo se sintió en tu clínica.

Y esa es tu huella.

Dejas huella en cada cosa que haces y, cómo no, en las que no haces.

 

Buena huella versus mala huella. La elección es clara.

Tu marca se transmite de muchas formas porque TODO comunica.

Desde la forma que tienes de concebir tu negocio, pasando por tu método de trabajo, hasta las personas que integran el equipo.

Su manera de comportarse, cómo visten, cómo actúan, cómo hablan y cómo atienden a tus pacientes son esenciales.

Y tu marca también está presente en el aspecto que tiene tu clínica, tus tarjetas de visita o de próxima cita, el presupuesto que entregas, la cartelería, el kit de higiene personalizado, las muestras o la receta para la medicación.

Como ves, tu marca es mucho más que un logotipo en una tarjeta.

Ahora quiero ponerte algunos ejemplos sencillos pero ilustrativos de cómo cada pequeño detalle provoca un efecto y tiene una consecuencia.

Ese conjunto de detalles son los que construyen día a día tu marca y tu reputación.

 

«Buenas huellas»

  • Consigues que tu paciente se sienta cómodo y confiado.
  • Te preocupas por saber si ha comprendido bien el tratamiento.
  • Escuchas con atención sus dudas, consultas y sugerencias.
  • Mitigas su miedo haciendo que tu higienista le agarre la mano.
  • Pones a su disposición el teléfono o la red wi-fi de la clínica para que pueda hacer alguna gestión.
  • Atiendes con prioridad a su madre porque sale de viaje esa misma tarde.
  • Le llamas al día siguiente para ver cómo se encuentra tras la cirugía.
  • Mantienes motivado a tu personal y eso hace que haya buen ambiente de trabajo en la clínica.

 

«Malas huellas»

  • No atiendes a las quejas de tu personal, y eso provoca incomprensión y malestar.
  • No ofreces la posibilidad de aportarte sugerencias, ni a tu personal ni a tus pacientes.
  • No te adaptas a los cambios tecnológicos.
  • No ofreces facilidades de pago.
  • No confirmas las citas.
  • No recuerdas las revisiones anuales.
  • No prestas la debida atención a lo que te dice tu paciente.

 

Recuerda que tu marca se transmite tanto dentro como fuera de internet.

La experiencia que vive tu paciente es un fiel reflejo de tu marca.

¿Preparado para dejar huella? Invierte en branding para tu clínica.

 

*Si crees que este artículo puede ayudar a otros compañeros médicos u odontólogos, compártelo. Entre todos podemos mejorar la atención a nuestros pacientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Necesitas ayuda?